Todo empezó como un sueño, nuestra panadería nace de la inquietud de Jesús, quería recuperar la tradición de sus antepasados, ellos le enseñaron a amar el mundo del pan. En su familia siempre hubo panaderos, su sueño era recuperar las elaboraciones que había visto de niño, y poder ofrecer a sus clientes un pan con alma, elevando así la experiencia de sus comensales, hasta el punto que en 2017 abre su propia panadería, y elabora pan de venta al público y de propio consumo en su restaurante.

Jesús Sánchez ha querido recuperar el sabor y calidad de los panes tradicionales de siempre. El pan de Amós está elaborado con masa madre, sin aditivos ni conservantes y con fermentaciones largas. Esta es la base con la que combinamos la harina blanca de trigo ecológica para hacer nuestro pan, que fermenta durante 22 horas de manera totalmente natural. 

Más comprometidos con el